Emprendimiento, Sin categoría

LA PESADILLA DE SER WEDDING PLANNER

Paula Abreu

pexels-photo-313690.jpeg

Este ha sido uno de mis posts más populares, será porque me nació desde el fondo de mi corazón escribirlo y donde compartí la incómoda realidad que vivimos todos los que nos dedicamos a la organización de eventos. Cada que vuelvo a leerlo me hago consciente del “trabajal” que representa y todo por lo que pasamos durante meses para que nuestro trabajo supera las expectativas de nuestros clientes y sigo sin entender cómo es que hay gente que sigue prostituyendo la profesión que dicen amar tanto. ¡En fin! no todo es miel sobre hojuelas ni glamour, si te quiero dedicar a la organización de eventos porque viste la película de Jennifer López y crees en los cuentos de hadas, te invito a que leas esto (bajo advertencia no hay engaño).

Para todos aquellos que creen que el trabajo de wedding planner, está lleno de amor y glamour, les voy a contar el lado oscuro de la profesión, de lo que casi nadie habla y nadie ve, pero que todo wedding planner profesional padece.

Antes de decidir si quieres ser wedding planner, te invito a que leas y pienses si estás dispuesto a vivir todas y cada una de estas situaciones, porque te aseguro que no te escaparás de ninguna.

  1. Olvídate de los fines de semana: Crecimos condicionados desde la escuela a que tenemos los fines de semana para descansar, si te quieres dedicar a la organización de bodas, olvídate de esto, mientras la gente comienza a dar gracias porque ya es viernes, para ti comienza uno de los momentos más estresantes de la semana, las horas previas al evento.
  2. Tus reuniones familiares pasan a segundo plano: Si tu familia es como la mía “familia muegano”, donde a todos lados van juntos, los fines de semana organizan asados y reuniones familiares, piensa si estás dispuesto a renunciar a cumpleaños, bodas y demás, porque tú seguramente tendrás boda el día que ellos puedan reunirse.
  3. Tendrás jornadas laborales interminables: ¡No sólo el día del evento! durante un evento puedes llegar a trabajar 24 o hasta 30 horas sin dormir, pero durante la semana, en temporada alta, es probable que tengas jornadas de hasta 18 horas diarias y que trabajes de lunes a domingo, sin descanso alguno, es parte del trabajo. Tu teléfono y watsapp no dejarán de sonar en todo el día con mensajes insistentes de novias que les URGE que les respondas en ese preciso momento, aunque para la boda todavía falten 8 meses. ¿Quieres un horario de 9 a 6 pm? olvídalo, aquí no hay descansos, incluso recibirás mensajes de madrugada con carácter de ¡¡¡URGENTE!!!
  4. Padecerás de dolores de espalda y de pies intensamente (probablemente también colitis y gastritis): Hace alrededor de 5 o 6 años, tuve un padecimiento de espalda muy fuerte, no me podía sentar, acostar o vestir sin dolor, era un dolor espantoso, un espasmo que hacía que se me salieran las lágrimas, tuve que ir terapias y rehabilitaciones, mi espalda estaba deshecha, ocasionada por el exceso de trabajo y responsabilidades. Como dice mi mamá “va junto con pegado”, al tener largas jornadas de trabajo y tanta responsabilidad sobre tus hombros, probablemente llegue un punto donde tu cuerpo comience a pasarte la factura. Después de un evento en alguna hacienda o locación grade, donde tienes que ir de un lado al otro durante 20 horas, tus pies terminarán deshechos, la mala noticia es que aún cuando tengas uno de estos padecimientos, tendrás que seguir trabajando, no hay descanso.
  5. Tus necesidades físicas pasarán a segundo plano: Seguro que creerán que estoy exagerando, pero les aseguro que no, y confirmen con cualquier colega, todo profesional en la industria ha dejado sus necesidades físicas en segundo plano por sacar adelante un evento, no sólo no dormimos, muchas veces nos pasamos horas sin comer, porque no tenemos tiempo, incluso hay veces que ni tiempo de ir al baño tenemos, es un hecho lo padecerás, si estás acostumbrado a dormir tus 8 horas y tener 3 comidas diarias, temo decirte que es muy probable que no lo logres en esta industria.
  6. Sentirás que no puedes más y tendrás que seguir: Hay días donde parece que todo sale mal, y trabajarás con niveles de estrés muy altos, presión y frustración, sentirás ganas de sentarte a llorar y la mala noticia es que tú eres el líder de muchos, la cabeza, “el director de la orquesta”, y no puedes darte el lujo de sentarte a llorar lleno de frustración, así que contendrás las lágrimas y deberás seguir porque así lo exige el trabajo.
  7. Olvídate de tu vida social por un rato: El éxito viene junto con muchos sacrificios, si antes eras el alma de la fiesta y decidiste que sería buena idea organizar eventos porque siempre te ha gustado “la pachanga”, te tengo otra mala noticia, si quieres alcanzar el éxito, tu vida social será nula, aún siendo joven, no tendrás energía para irte de antro y andar de fiesta en fiesta cuando puedas… y cuando sean las fiestas y reuniones tu estarás comprometido con el trabajo.
  8. Tendrás que hacer “malabares” para que tu vida sentimental perdure: Mi mejor consejo en este aspecto, es que tengas una pareja poco tradicional, flexible y que entienda tu trabajo y que aprendan a darse tiempo de calidad juntos, porque como organizadores de eventos tenemos un trabajo muy demandante y absorbente. Desgraciadamente trabajamos largas jornadas diarias y los fines de semana, hay eventos que terminara a las 6, 7, 8 o 9 de la mañana. dejas de tener un pie en casa desde 1 día y medio antes o más, hay personas que simplemente no pueden con eso. Si tu pareja está acostumbrad@ a contar contigo los fines de semana y que a las 7.00 pm ya estés en tu casa, olvídalo…tendrás que elegir entre la profesión y la pareja.
  9. Te toparás y lidiarás con gente “bitch” a diestra y siniestra: Parece que están estratégicamente colocados para hacer crecer o destruirte, a pesar de que es una industria que trabaja con el amor, como en todos lados, hay gente que por alguna extraña razón parece que su misión es tratar de hacerle la vida miserable a otro, la verdes es que yo no creía en la maldad de la gente o falta de felicidad que pueden llegar a tener algunas personas, tanta falta, que no se alegran cuando a alguien le va bien, al contrario…se amargan y buscan hacerte daño, la pésima noticia es que de esto no te vas a salvar ni aunque cambies de profesión porque esta gente se encuentra en todos lados, la buena noticia que te tengo es que si tú te enfocas en tu trabajo, en ser mejor cada día y superarte a ti mism@, no pueden hacer nada contra eso.
  10. La gente pensará que tu trabajo es fácil y que cobras “carísimo” por el: ¡Tooooing! así es…todos los sacrificios que uno hace y hay gente que seguirá creyendo que tu trabajo es súper sencillo y que cobras “un dineral” por hacerlo ¡eso rompe nuestros corazones una y otra vez! He escuchado interminables veces la frase: “¿Tanto, sólo por coordinar?” y sí ,acepto que me rompieron el corazón varias veces, hasta que aprendí que existe gente que realmente aprecia y valora lo que hacemos, y que todos y cada uno de mis sacrificios debe de tener un costo, hoy en día pienso que para todos los sacrificios que hacemos, no cobramos tanto como deberíamos, sobre todo he aprendido, que aquellos que regalan su trabajo, en realidad no saben todos los sacrificios que conlleva hacerlo bien.

Por último quiero aplaudir a todos los guerreros en esta profesión, sólo nosotros sabemos el esfuerzo y sacrificio que representa cada uno de los eventos, no cualquiera está dispuesto y por eso mi más grande reconocimiento y admiración para todos lo que estamos dispuestos a “morir en la raya” por un evento. Sin duda no es una profesión fácil, se necesita vocación y sacrificios para lograr un buen trabajo, si decides dedicarte a la organización de eventos y bodas, asegúrate de estar consciente y dispuesto a realizar todos estos sacrificios para cumplir en tiempo y forma tu trabajo y por favor no prostituyas más esta profesión, si no estás dispuesto a dar lo mejor de ti mejor dedícate a otra cosa.

pexels-photo-256737.jpeg

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.