Emprendimiento, Sin categoría

¿No puedes más? Las claves para “no tirar la toalla” durante el emprendimiento.

Si te sientes “agarrado de uñas y dientes”, al borde de un colapso nervioso causado por estrés, con un negocio que pareciera ser un “barril sin fondo”, clientes que no valoran tu producto o servicio, rodeado de una competencia desleal, trabajando más de 60 horas a la semana y con la cuenta del banco vacía, viviendo uno de esos días donde te dices a tí mismo: “seguir es una locura, todo sería más fácil si consigo un trabajo de lunes a viernes y un horario de 9 a 6 ¡Al diablo con mi sueño!” .

Si lo has pensado este blog llegó justo a tiempo a tu vida, no creo en las casualidades y te entiendo, he estado en esa misma situación no una vez, inumerables veces ¿qué ha sido lo que me ha mantenido?

El camino del emprendimiento y todo lo que con lleva el éxito, es uno de los grandes retos que las personas enfrentan en sus vidas, vemos la vida (desde afuera) de las personas exitosas y pareciera que todo es “miel sobre hojuelas” ¡todos queremos el resultado! pero pocos conocen el proceso e incluso muy pocos comparten cómo se sobrevive a ese proceso, eso es lo que hoy quisiera compartir contigo:

1. Reconoce y comprometete con tú sueño: número uno, si no sabes ni siquiera qué es lo que quieres lograr en tu vida y porqué, será muy difícil trazar el camino hacia tus metas y objetivos. Piensa qué es aquello que te apasiona, qué te llena el alma, que te hace despertar cada mañana entusiasmad@, qué es eso que te hace olvidar el número de horas trabajadas, qué te motiva, qué hace que tu vida, a pesar de las decepciones, te hace sentir que eres muy afortunad@, visualízalo y siéntelo, aférrate a el, ese es tu sueño. Escríbelo si es necesario y apégate a el, leelo si es necesario todos los días.

2. Deja de pensar que el éxito es una meta: El éxito no es una meta, es todo un proceso, y si ves el camino del éxito tan sólo como una meta, es muy probable que desistas en el proceso, el éxito se construye día a día y todos los días habrán pequeñas acciones que te acercarán a tus logros. No se llega al éxito de la noche a la mañana, son las pequeñas acciones y hábitos de cada día los que te harán lograr tus objetivos, eso es el éxito.

3. Disciplínate: No puedes sentirte todos los días motivad@, hay días que no quisiera ni siquiera levantarme de la cama, que me duele el cuerpo, mi mente no da para más, y aún así sé que debo seguir y dar lo mejor de mí misma ¿cómo se logra? Con disciplina, la disciplina te ayudará a seguir haciendo lo que debes hacer para lograr tus objetivos aún en los días más difíciles. Establece horarios para levantarte, lleva una agenda de tareas con prioridades, enfócate y no te distraigas cuando se trata de sacar una tarea, a las personas disciplinadas aveces se les juzga de “cuadradas” pero no conozco a una sola persona que no haya logrado sus metas a través de la disciplina.

4. Nunca dejes de aprender: El crecimiento personal y profesional son clave en el proceso del éxito, si en algún momento llegas a creer que ya lo sabes todo, que tus experiencias pasadas bastarán en un futuro, estás perdid@. Nunca dejas de aprender en este proceso, lee libros de temas que te interesen, asiste a seminarios, cursos, congresos, todos los que puedas, compromete con tu desarrollo personal y profesional, de tal manera que estés dispuesto a ser la mejor versión de ti mism@ todos los días de tu vida.

5. Acostúmbrate a fracasar: Conozco mucha gente con sueños que se quedaron en anhelos, por el simple hecho de temerle al fracaso. Si quieres lograr tus metas, deberás acostumbrárte a vivir con el fracaso y a aprender de él. Las cosas no te saldrán como quieres a la primera, la mayoría de las veces, tendrás que intentarlo varias veces, cambiar de estrategias, redireccionar tus objetivos una y otra vez hasta ver el resultado. El fracaso es una de las mejores cosas que te pueden ocurrir, los fracasos son lecciones que te ayudan a señalar el camino hacia el éxito, piérdele el miedo y aprende la lección, tienes mil y un intentos más por hacerlo, las personas exitosas han fracasado inumerables veces, la única diferencia con el resto, es que han aprendido a no desanimarse cada vez que lo hacen y por cada fracaso vuelven a intentarlo 100 veces más, hasta lograrlo.

6. Disfruta de los cambios: Si quieres crecer, tendrás que salir de tu zona de confort, si no te gustan los cambios, entonces no estás listo para emprender el camino del éxito. Los cambios nos ayudan a re-adaptarnos, a evolucionar, a pensar de diferente forma y ver nuevas estrategias y posibilidades para alcanzar los resultados, los cambios son parte del proceso, no los veas como obstáculos, los cambios siempre serán oportunidades.

7. La gente te traicionará y te juzgará: Acostúmbrate, si te sientes sólo, si sientes que muy pocas personas logran entenderte, que no puedes confiar en nadie, si la gente te juzga porque no te entiende, si hablan mal de ti a tus espaldas, si tu círculo social cada vez se hace más y más pequeño ¡te tengo una buena noticia! como dice mi querida Mari Carmen Obregón (Creadora del “Efecto Wow”)¡eres una oveja negra! y eso te hace diferenciarte del resto, el éxito es para las personas que se “han salido de la manada”, que piensan diferente, que actúan diferente, que sienten que no “encajan” e incluso que generan envidias, no hay luz sin oscuridad, y cuando comienzas a lograr tus metas y objetivos la gente comenzará a notar que eres diferente a ellos, muchos te amarán y otros de odiarán por la misma razón, no te lo tomes personal, es parte del proceso, las personas que realmente vale la pena tener en tu vida, te guiarán, te entenderán, apoyarán y serán congruentes con lo que dicen y con lo que hacen. Sin duda conforme avanzas, parecerá que tienes muchos amigos, pero sólo contarás realmente con unos cuantos, este puede ser un proceso doloroso, pero al final vale la pena darse cuenta quién sí y quién no te valora realmente.

8. Pagar el precio: El camino del éxito no es “gratis”, deberás estar dispuesto a pagar el precio, y eso implica hacer muchos sacrificios, trabajar mucho más que el resto, sentirte sólo, equivocarte una y otra vez, superar decepciones y mantenerte firme y apegad@ a tus ideales.

La clave está en que tu sueño sea tan grande y tengas tal convicción de querer alcanzarlos que cuando vivas esos días en los que lo único que quieres es renunciar, pienses que al renunciar no le estás fallando a tu sueño, te estás fallando a ti mismo y eso jamás te lo debes permitir.

Más info, cursos y conferencias

www.paulaabreu.com.mx

chispaycorazon@gmail.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.