Chispa y corazón, Tendencias

Lo que estoy aprendiendo de estas elecciones 2018.

elecciones-2018-620x330

      Ya sé, prometí escribir de emprendimiento…pero en este tema ando “calientita”  y no puedo evitarlo, estamos en la supuesta “veda” electoral, a dos días de las elecciones más grandes en nuestro país, y yo sigo sin descifrar por completo por quién votar, jamás me había pasado, y es que seamos honestos, de todos los candidatos no haces uno, en algún sueño “guajiro” y en tratar de descifrar a mi candidat@ ideal llegue a la conclusión que hubiera sido Tatiana Clouthier y sigo pensando ¿porqué ella no fue candidata? en fin, la realidad es otra, y estas elecciones se quedan grabadas en mi memoria, dejando un recuerdo de miedo, decepción y sobretodo de responsabilidad.

     Me siento responsable por tener a estos candidatos, porque quién soy yo para juzgar si jamás he participado más allá de una “marcha”, si cuando alguien empieza la protesta por “x” y amenaza con un plantón, lo primero que se me viene a la mente es “malditos revoltosos” sin tratar de entender su causa, su por qué…me he conformado con lo que dicen los medios, sin tratar de indagar más sobre muchas de las causas. Me “repatea” cuando hay una manifestación y me toca estar en el tráfico. Jamás he pensado en afiliarme a un partido para tratar de hacer algún cambio o ver qué aportación política pudiera hacer desde mi trinchera, y es por eso que me siento responsable de este mal resultado, que aunque aún no conozca el resultado de la elección, la verdad es que sea quien sea a mi “no me pinta bien”, ninguno me llena y ninguno merece mi voto, votaré porque es mi derecho y deber, pero ningún candidato me representa.

    Sin embargo, el miedo que me deja esta elección, no es respecto a lo que pueda “hacer” en contra de este país, cómo me podrá afectar. El gran miedo que ha destapado esta elección, es la del comportamiento de mis amigos, contactos, primos, familiares y demás respecto a las diferentes posturas. Me rompe el corazón que como mexicanos de “huevones”, “nacos”, “chairos”, “niños ricos”, “gandallas”, “mirreyes”, “hijos de papi”, “corruptos” no nos bajemos. ¿Es neta? tanto país, para “esos mexicanos”, esa polaridad elitista da terror, porque al final, al final somos un sólo territorio, una sola nación, y México temo decirte, pero solo tienes a estos mexicanos…¡somos estos!

   Aclaro, no soy partidaria de AMLO, es más generalmente voto por el PAN, detesto al PRI, desde siempre, por lo que representa, por el rezago, por el descaro, por la falta de moralidad, pero al final, hoy en día te puedo decir que lo mismo opino del PAN, y de cualquier otro partido político, porque ni uno sólo se salva de habernos fallado, todos, traen el agua hasta el cuello, y no creo en los mesías. Creo en ti México. Y me duele hasta el hueso ver que tú mexicano, en lugar de ayudar al que lo necesita, de “huevón” no lo bajas, que la diferencia entre el tono de piel sigue siendo muy importante en tu trato, como si sólo la gente de tez blanca mereciera tu saludo, tu respeto o tu aprobación.

    Creo en ti México, en ese México lleno de gloria, con ganas de trabajar, de superarse, de unirse como lo hacemos en los terremotos, cuando sabemos ser solidarios. ¿Que tal sí este domingo pensamos que lo que viene es un terremoto? y nos unimos por un mejor México, por un mejor futuro, por ser mexicanos más responsables de nuestras elecciones y nuestras acciones, de reconocer al ganador o al perdedor y comprometernos a trabajar juntos como sociedad para cambiar nuestra realidad, sin “vernos feo”, sin devaluarnos, tachándonos de “chairos” o de “nacos”, de “niños ricos”,  reconociendo que todos desde donde estamos tenemos un papel que cumplir y una razón de ser y que juntos podemos hacer la diferencia. Seamos esos mexicanos que este país pide a gritos, se lo debemos.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.